Indiana Jones vuelve con un nuevo filme después de 15 años

Indiana Jones y el Dial del Destino supone la quinta entrega protagonizada por el casi octogenario actor y protagonista Harrison Ford. Con sus 154 minutos de acción, se proclama como un nuevo filme para la saga del arqueólogo y aventurero más famoso.

En un principio, se ven numerosas sorpresas que acompañan a esta entrega, una de ellas ya mencionada: el papel de Indiana Jones protagonizado por Ford a sus 79 años. La segunda recae en la dirección, ya que la costumbre es que Steven Spielberg dirija todas estas obras de acción, aunque esta vez es diferente. El director es una nueva imagen en esta saga, James Mangold.

El filme sitúa su sinopsis a finales de los años 60. Encontramos a un Indiana Jones inmerso de lleno en la vejez, enfrentándose a un nuevo desafío que, aunque parezca contradictorio, tiene que ver con un artefacto que fue encontrado en su juventud: el dial de Arquímedes, también conocido como mecanismo de Anticitera. Tratará de recuperarlo y de enfrentarse a varios retos que la película le plantea.

Cabe destacar un factor clave y que, por lo visto, el nuevo director ha respetado. Se trata del enemigo común de Indiana Jones: los nazis. La característica de esta nueva entrega es que se mezcla en un espacio-tiempo donde los antiguos seguidores del Reich adquieren un papel representativo.

Sin embargo, una cosa está clara, y varias críticas lo confirman: existen numerosos giros inesperados en toda la película y se le da importancia a los valores que transmite, como los prejuicios que se forman frente a un colectivo ante el engaño de las apariencias.