“¡Es mi vagina!”

sex education

Cuando aún cursaba mis estudios de Educación Secundaria Obligatoria, una profesora de Historia nos contó una anécdota que le había ocurrido en un centro en el que impartía clase. Una de sus estudiantes, asustada, había acudido a su despacho con los ojos llenos de lágrimas para preguntarle si era posible quedarse embarazada por haberle dado un beso a su pareja.

Aunque parezca una escena de ficción, lo cierto es que me creí lo que nos había contado. Eso me hizo reflexionar sobre la escasa educación sexual que reciben los adolescentes en los institutos. Por ello, cuando un fin de semana decidí ver la nueva serie de Netflix Sex Education (Laurie Nunn, 2019), me acordé de aquel suceso. Porque, como su título indica, la historia va sobre eso, sobre la educación sexual.

Otis, el personaje principal, es hijo de una sexóloga. Él se siente avergonzado por la profesión de su madre, pero poco a poco descubrirá que estar junto a ella durante tantos años le ha dado el don de entender las dudas de sus compañeros de clase acerca de su sexualidad. Junto a Maeve, una de las chicas más populares del instituto, deciden formar un consultorio al que todos asisten para resolver sus problemas más íntimos.

A priori, la serie parece una historia más de instituto con jóvenes con problemas, pero esta producción va más allá. Aporta una visión fresca y sin rodeos de temas que podríamos considerar que cuentan con poca visibilidad en nuestra sociedad como pueden ser la masturbación femenina, el aborto o la homosexualidad. Escenifica con total normalidad estos aspectos y no lo presenta como algo dramático o de lo que los personajes se tengan por qué avergonzar.

La fuerza de sus personajes


Papeles como el de Eric, el mejor amigo del protagonista, ayudan a dar voz a un colectivo que ha sido oprimido durante años. Se le retrata como un hombre gay que, en algunas ocasiones, sufre acoso y discriminación por parte de sus compañeros. Sin embargo, sabe anteponerse a las dificultades y se muestra fuerte. Además, Otis no teme perder su «masculinidad» por ser amigo de él. Se apoyan mutuamente y juntos construyen una amistad basada en la lealtad.

Por otro lado, las mujeres juegan un papel muy importante en esta serie. La escena que podemos bautizar con el título ¡Es mi vagina! es, sin duda, una muestra de sororidad y apoyo entre féminas, dejando de lado las envidias y diferencias que tienen las unas con las otras a lo largo de la trama. Saben que juntas son más fuertes y no temen a nada ni a nadie. Todos estos aspectos hacen que considere a la producción de visionado obligatorio tanto para jóvenes como para adultos, ya que guarda varias moralejas a lo largo de su desarrollo que la sociedad debería tener presente

Para los que aún no han tenido el placer de ver esta producción, aún están a tiempo, ya que sus 8 capítulos están disponibles bajo demanda en la plataforma Netflix. Además, ya se ha anunciado su renovación por una segunda temporada, pero aún se desconoce la fecha de estreno.


Título: Sex Education |País: Reino Unido| Duración: 65 minutos| Guion: Bisha K. Ali, Shopie Goodhart, Laura Hunter, Laura Neal, Laurie Nunn, Freddy Syborn | Reparto: Asa Butterfield, Gillian Anderson, Emma Mackey, Ncuti Gatwa, Chaneil Kular, Alistair Petrie, Connor Swindells, Cerys Watkins, Kedar Williams-Stirling, Aimee Lou Wood, Mimi Keene, Tanya Reynolds, Patricia Allison, Simone Ashley, Chris Jenks, Max Boast, Kadeem Ramsay, Daniel Adegboyega, Edward Bluemel, Femi Elufowojo, Lily Newmark, Rakhee Thakrar, Milly Thomas, Adam Young| Fotografría: Steve Ackroyd, Calum Ross, David Webb, David Key, Ilana Garrard, Tom Walden,Cai Thompson, Will Cook, Annabelle Bevan, Axi Butterworth, Charlie Ruth Chadwick, Sophie Louise Cowdrey | Música: Mahttps://www.youtube.com/watch?v=swLQpygWDBktt Biffa, Ciara Elwis, Jake Bourton, Joss Colin, Neil Collymore, Simon Gershon,Jon Salmon-Joyce, Robert Searl, Doug Sinclair, Gareth Rhys Jones, Jonathan Smith |Dirección: Laurie Nunn, Kate Herron, Ben Taylor| Género: Comedia, Adolescencia, Colegios y Universidad