El Aula rendirá homenaje en junio al gran Charles Chaplin proyectando sus cuatro largos más universales

image-w1280

Una de las figuras faro de la cinematografía mundial, el mítico Charles Chaplin, centrará el próximo ciclo de películas del Aula de Cine de la Universidad de La Laguna, que se desarrollará, a lo largo del mes de junio, en su espacio habitual de Multicines Tenerife. 32845188_1993752304274914_34918092706414592_n

A partir de las 20:30 horas, en todos los casos, los asistentes podrán beneficiarse del regreso a la pantalla grande de los cuatro largos más universales del genio londinense: “El gran dictador”, prevista para el día 8; “La quimera del oro”, para el viernes 15; “Luces de la ciudad”, que podrá verse el 22, y “Tiempos modernos”, cerrando el ciclo el miércoles 27. La entrada a cada pase tendrá un precio de 3 euros, aunque también puede adquirirse un bono de diez, para presenciar el ciclo completo.

“El gran dictador” (1940), la cinta que inaugura el homenaje, fue la más comercialmente exitosa de Chaplin, amén de una de las más valientes, por su temática y contexto histórico (en pleno auge del nazismo), por lo que la crítica moderna la ha encumbrado como un documento históricamente significativo y una obra esencial de la sátira política. Por su parte, “La quimera del oro” (1925) sitúa al famoso personaje chapliniano del vagabundo en Klondike, atraído por la fiebre del oro, e incluye pasajes que han quedado fijados en la retina de los espectadores de todo el mundo, como la escena en que Chaplin se come sus propias botas. “Luces de la ciudad” (1931), el tercero de los filmes programados, cuenta el tragicómico romance entre Charlot y una florista ciega. La película ocupa un puesto preferente en las listas de las mejores de todos los tiempos, y abriga el consenso de contar con uno de los finales más emotivos de la historia del cine. Por último, “Tiempos modernos” se adentra en las condiciones desesperadas que podía sufrir cualquier empleado de la clase obrera en la época de la Gran Depresión, y contiene igualmente algunos de los momentos más recordados de toda la filmografía del actor y director, como los que se suceden en la cadena de montaje en la que trabaja.