¡Larga vida a las miniseries!

reese-witherspoon-big-little-lies

A raíz de los Premios Emmy 2017 y el merecido galardón a “Big Little Lies” a la Mejor Miniserie,  este último término me ha suscitado curiosidad.

Estamos en la era de las series de televisión aunque las películas jamás pasarán de moda. Sin embargo, las miniseries no son, a mi parecer, lo más comentado en redes sociales o de lo que se habla a pie de calle. Quizá sea porque suelen ser productos comprados por las cadenas televisivas, es decir, obras que los nativos digitales no consumen al apenas ver la caja boba.

Esto no quiere decir que no se hayan creado joyas que merecen una oportunidad. En este artículo te enseño 5 de ellas:

CLIQUE

Clique es una miniserie británica creada por Jess Britain (“Skins”) que cuenta la historia de Holly (Synnøve Karlsen) y Georgia (Aisling Franciosi), dos preuniversitarias que han sido mejores amigas desde que tenían once años, y han estado juntas hasta ahora. En pocos días comienzan la universidad y continúan con sus costumbres: viven en el mismo pasillo, van a las mismas clases y beben en los mismos bares. Sin embargo, un día aparece una enigmática profesora llamada Jude McDermid (Louise Brealey) y todo cambia cuando les ofrece entrar en la Iniciativa de Mujeres Solasta. Una nueva vida llena de glamour se pone delante de ellas y sus reacciones no pueden ser más distintas.

El reparto es un lujo y la estética es sublime, una trama oscura y bien guiada que lleva al espectador al más inesperado final. Además Clique cuenta con la talentosa Rachel Hurd –Wood (“Peter Pan”, “Mañana cuando la guerra empiece”), como Rachel Maddox, sin duda, el personaje mejor construido de la serie.

BIG LITTLE LIES


La gran creación de este año, ganadora del Emmy a Mejor Miniserie no solo por contar con un reparto de estrellas que hacen superar cualquier expectativa que tengamos sino por el tratamiento de un tema universal tan dañino como el de la violencia de género y la posición de la víctima.

Es un drama oscuro colocado estratégicamente en una atmósfera de arcoíris y pretensiones como Monte Rey.
“Big Little Lies” relata la vida de tres madres del norte de California cuyas vidas, aparentemente perfectas, se ven sorprendidas por un asesinato durante un evento para recaudar fondos del colegio de primaria. Celeste (Nicole Kidman) es una mujer con una vida familiar perfecta y un esposo ejemplar. Sin embargo, luchará por conseguir algo que le quita el sueño todas las noches. Madeline (Reese Witherspoon) es una madre atrevida, divertida, pero tendrá que soportar que su exmarido y su actual mujer vivan en la misma ciudad que ella. Por su parte, Jane (Shailene Woodley), una madre soltera y su llegada a la nueva ciudad no será todo lo placentera que pudiera imaginar.

Todos destacan y brillan, las primorosas localizaciones se combinan con un guion sobrio y destaca una Witherspoon mágica y jovial que aporta ese toque de sal a la sombría historia.

SHERLOCK

Quizá la más conocida y amada por los fans, esta moderna actualización del mito de Sherlock Holmes está ambientado en el Londres del siglo XXI. Sus insuperables habilidades de deducción y su arrogante distanciamiento emocional le convierten en el perfecto detective junto a su inseparable compañero John Watson.

Temporadas cortas pero intensas, casos bien construidos y con detalle, a la altura de las obras literarias.
Benedict Cumberbatch, Martin Freeman, Rupert Graves, Mark Gatiss,Lars Mikkelsen, Andrew Scott, Una Stubbs, o Louise Brealey, hacen suyas las mojadas calles londinenses y honor a la palabra intriga. No hay mejor forma de describir esta miniserie: elemental.

LOVE, NINA

Nació en 2016 y tuvo su mayor impacto en Reino Unido, proponiendo un vistazo al Londres literario de los 80, basado en las cartas de Nina Stibbe a su hermana. Una comedia encabezada por la polifacética Helena Bonham Carter y Faye Marsay, conocida por su papel en “Juego de Tronos”.

La principal característica es el peculiar humor británico que la rodea, una miniserie que se presenta como un producto formal acaba convirtiéndose en un entrañable y elegante caos que arrancará más de una sonrisa y robará el corazón de los espectadores con sus excéntricos personajes.

Cabe destacar que la música, a cargo de Ruth Barret, acompasada, juega un papel fundamental.

EL CASTIGO

Este ranking no podía dejar de tener una miniserie española, “El castigo” fue emitida en diciembre de 2008 y fue un éxito de audiencia en el país.

La crudeza e impacto de la miniserie radica en que está basada en una historia real, sucedida en Barcelona aproximadamente en 2004; relata la trayectoria de un grupo de jóvenes conflictivos, rebeldes y violentos que son enviados por sus familias a un centro educativo que resulta ser una granja abandonada reconstruida como reformatorio ilegal para solucionar sus problemas de conducta. Una vez en la granja son maltratados, explotados y sometidos a un duro régimen de trabajo. Los padres no tienen ningún contacto con sus hijos, solo hablan con una psicóloga que les invita a seguir con esta particular forma de reeducación, y algunas veces los chicos se ven obligados a mentir por lo que les pueda pasar.

Uno de las mejores miniseries creadas dentro del panorama español, con un reparto joven que en la actualidad han logrado convertirse en actores de renombre como, por ejemplo, Esmeralda Moya (“Tierra de Lobos”, “Hay alguien ahí”, “90-60-90”, “Diario secreto de una adolescente”), Joel Bosqued (“Tierra de Lobos”, “Perdona si te llamo amor”, “La pecera de Eva”) o Miriam Giovanelli (“Velvet”, “Ana y los 7”, “Todas las canciones hablan de mi”).