“Love, Nina”

10308578_10308568_-_h_2016

“Love, Nina” cuenta la historia de una joven de 20 años llamada Nina, natural de Leicester,  que decide mudarse al norte de Londres. Una vez allí, comienza a trabajar para Goerge, una madre soltera y editora en una revista literaria, que a partir de entonces será la niñera de sus dos peculiares hijos pequeños, Joe y Max,  teniendo que adaptarse a una vida que jamás hubiera pensado que llevaría.

Probablemente, antes de empezar a leer esto has leído la descripción de esa serie. Por ello, antes de decirte de qué va quiero que veas esto porque seguramente no te has dado cuenta:

Todos conocemos a esta chica (Faye Marsay); en algún momento muchos seguidores de “Juego de Tronos “han compadecido a Arya Stark por las palizas que le daba “Nadie”.

Resulta que la protagonista de esta comedia británica es la misma actriz, aunque aquí la vemos desde una perspectiva un tanto… distinta, con todas sus letras. No obstante, el reparto en sí mismo es muy dinámico: Helena Bonham Carter, Sam Frears, Faye Marsay, Ethan Rouse, Jason Watkins,Harry Webster, Joshua McGuire, Selina Cadell. Cada uno juega un papel fundamental.

“Love, Nina” ha sido todo un descubrimiento; no se parece a ninguna de las series que he visto hasta ahora, puede ser por su contenido ingenioso y original,  basada en el libro homónimo escrito por Nina Stibbe, o por su corta duración que siempre deja con ganas de más. Sin embargo, ha sido una comedia británica publicitada en su mayoría en Reino Unido, por la BBC, y el público, a nivel internacional, no ha hecho mucho ruido al respecto. Y que lo sea es un factor maravilloso; esta serie nos abre un nuevo mundo, basada en la vida cotidiana de una niñera que se adentra en un barrio sofisticado, donde la educación y la intelectualidad chocan con su forma despreocupada de vivir. Uno de los aspectos más inspiradores de “Love, Nina” es que gira en torno a la vida cotidiana de una familia y logra romper con lo ya establecido, las conversaciones a la hora de cenar, la manera de afrontar las controversias del día,  el esfuerzo y el coraje una madre soltera y trabajadora que educa a sus hijos, la inocencia e inteligencia de los muchachos, las trascendentales conversaciones sobre la literatura o con el carnicero … Lo común se vuelve singular en esta serie.

Otro de sus cautivadores aspectos es que la historia sea contada desde el punto de vista de  Nina, la cual escribe cartas a su hermana, en las que le cuenta cómo es su vida en Londres como niñera, su falta de conexión con la literatura de Hardy o las disputas a la hora de aparcar el coche de la familia. La estructura de dichas cartas es la misma en cada episodio, terminando con las palabras que dan nombre a esta ficción: “Love, Nina”.

La cadena BBC no ha confirmado una segunda temporada, y el reparto se despidió vía Twitter,  puesto que  el proyecto fue concebido para estos 5 episodios. No obstante, debido a la buena acogida que ha recibido no se descarta que vuelva.

Pintoresca y refrescante, pero ante todo diferente.

Esos son los 3 adjetivos con los que califico “Love, Nina”. Su trama, su fotografía, su música y sus interesantes personajes nos llevan al frío corazón del norte de Londres, no obstante, una vez allí solo podemos sentir calidez.